Y puedo cambiar

Y puedo cambiar. Puedo vivir a partir de mi imaginación y no de mi memoria. Puedo relacionarme con mi potencial ilimitado en lugar de hacerlo con mi pasado limitador. Puedo convertirme en mi propio creador.

Que la vida es cambio es un principio básico y palpable. Algo que se comprueba cuando miramos atrás (no hace falta alejarse mucho) y vemos todo lo que hemos vivido y crecido tanto a nivel personal como profesional. Sin embargo, ‘cambio’ es una palabra que sigue dando respeto cuando no miedo, genera incertidumbre cuando no rechazo y en el mejor de los casos hace que nos planteemos una serie de dudas acerca de lo que ese nuevo cambio supondrá en nuestro entorno, en nuestras vidas.

Hay muchas claves a la hora de trabajar el impacto que tendrá ese cambio en nosotros pero todas ellas se basan en la actitud que adopte hacia él. Una persona positiva, con elevada autoestima e ilusión, afrontará esa transformación aceptándola y con más coherencia que una persona pesimista a la que el miedo a lo desconocido le hace negar ese cambio (como cuando éramos niños y cruzábamos los brazos fuertemente cuando no queríamos algo o no nos gustaba).

La cita de Covey habla de uno de esos aspectos decisivos a la hora de posicionarnos: vivir a partir de nuestra imaginación o de nuestra memoria, vivir en el yo podría llegar a… O en el nunca he podido… Si elegimos lo primero, veremos cómo ese cambio puede ayudarnos a desarrollar nuestro potencial. Es una oportunidad para dar lo mejor de mi mismo, hacerlo lo mejor que sé, descubrir acaso una faceta mía desconocida hasta ahora. Con esta actitud, cambio es igual a oportunidad. Pero si elegimos lo segundo, además de conseguir preocuparnos hasta agotar las energías por un futuro que desconocemos, estaremos haciendo una valoración muy limitada de ese cambio. En vez de verlo como un reto del que podemos aprender mucho de nosotros, listamos todas las cosas negativas o que (creemos) no son suficiente buenas en nosotros. Mentalmente nos auto-engañamos pensando en todos los motivos por los que ‘eso no puede salir bien y mejor nos quedamos como estamos’.

Esta frase es una carta de invitación para vivir con confianza en uno mismo, con ilusión y una actitud positiva. Todo eso hará que abramos los brazos al cambio y al aprendizaje que vendrá con él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s