Las partes del yo

Soy una parte de todo aquello que encontré.

Soy una parte de todo aquello que encontré.

Todo lo que encontramos en el camino de la vida es lo que da forma al propio sendero. Aquello con lo que tropezamos, aquello que nos sorprende, lo que nos espera a la vuelta de la esquina, aquello que nos pilla de improvisto, con lo que chocamos; aquello que esperamos encontrar y que nos guía en una dirección, aquello que nos hace caer y volver a levantar… Todo, absolutamente todo conforma nuestra experiencia en el paso por la vida y por ende, nuestra personalidad.

Me gusta mucho la analogía de vida-camino. Porque por mucho que hoy en día nos empeñemos en vivir a contrareloj focalizando nuestra atención en la meta, sabemos que lo que determina la calidad de nuestra existencia y el nivel de felicidad es la capacidad de avanzar paso a paso mientras vamos disfrutando de todo lo que ocurre en el día a día, en el ahora, a nuestro alrededor. Dice el refrán que la felicidad se encuentra en las cosas pequeñas y es muy fácil que esto se pase por alto cuando vamos con prisas. Por eso es importante saber parar, aminorar el paso o acelerarlo en función de lo que nos convenga.  Pero disfrutando del camino siempre. De la calidad de nuestros pasos depende nuestro grado de felicidad.

Si quieres conocer la biografía de Alfred Tennyson pincha aquí.

Anuncios

Un pensamiento en “Las partes del yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s