Tu lado altruista

Todas las personas que conozco que han sido felices de verdad, han aprendido a ser útiles a los demás. Albert Schweitzer

En una entrada que publiqué hace dos meses en la que escribía sobre las bases para una vida feliz, mencionaba el altruismo como una de las más importantes a la hora de ser feliz. El altruismo es aquella actitud que nos mueve para alcanzar el bien ajeno y en muchos casos se llega a convertir en todo un propósito de vida que hace que alcancemos nuestra propia felicidad. Y es que la ecuación es muy simple: ‘cuando yo doy, me doy a mi mismo’.

A lo largo de la historia ha habido muchas personas que han marcado su rumbo de vida con el timón del altruismo. Elisabeth Kübler-Ross, la conocida psiquiatra austriaca que desarrolló las 5 fases por las que pasa una persona al morir, fue una de ellas. En su libro ‘La rueda de la vida’ explica cómo desde muy pequeña su principal aspiración fue la de ayudar a los demás y sentirse útil sobre todo para los más vulnerables y faltos de cariño. Desde niños a enfermos de sida, hasta refugiados en campos de concentración después de la Segunda Guerra Mundial y moribundos en hospitales americanos, Elisabeth supo volcar todo su amor en su trabajo, ejerciendo una medicina más humana y cercana al paciente ya que según ella una actitud empática de cariño y escucha era el mejor remedio para curar una enfermedad o bien aliviar a una persona durante el proceso de la misma. Recuerdo este libro autobiográfico como uno de los que más me ha impactado, porque es un gran ejemplo de alguien cuyo propósito en la vida nunca fue otro que el de ayudar a las demás personas.

Hacer cosas por los demás es un auténtico regalo. Además de la gratificación que da, uno obtiene algo mucho más valioso: un aprendizaje. Al interactuar con los demás y al convertir su causa en nuestra causa estamos aprendiendo a ver otros puntos de vista, otras prioridades y comportamientos, otras formas de ver el mundo que pasarían completamente desapercibidas si nos quedásemos solo en el yo. Es un regalo que hacemos al otro y a nosotros mismos, porque solo cuando somos altruistas sacamos lo mejor y más humano de cada uno. El sentimiento que se tiene cuando uno da no se puede describir con palabras y va más allá de todo lo descriptible. Es un pedazo de humanidad materializado en la acción que estamos haciendo por el otro y a su vez también es interiorizado en forma de amor hacia nosotros mismos.

Así que te invito a que desarrolles tu lado más altruista y que en el camino recuerdes estas palabras: cuando yo doy, me doy a mi mismo.

Biografía de Albert Schweitzer.

Anuncios

2 pensamientos en “Tu lado altruista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s