El tiempo y tú

No es que te falte tiempo. Es que al tiempo le faltas tú. Alejandro Jodorowsky

Soy seguidora de Alejandro Jodorowsky y de su clan desde hace un tiempo. Me fascina, además de su biografía y su larga carrera como artista polifacético su mundo psicomágico y su capacidad para darle la vuelta a todo. La cita que protagoniza esta entrada es un buen ejemplo de ello.

Al contrario de lo que pensamos, Jodorowsky propone la idea de que no le faltan horas al día sino que somos nosotros los que le faltamos al tiempo. Es como una cita a la que no acudimos ni nos presentamos. No tenemos tiempo para el tiempo y el que tenemos lo desaprovechamos muchas veces lamentándonos de que los días no sean más largos. Sinceramente y aunque así fuera, creo que estaríamos en la misma situación: no nos alcanza, no es suficiente, ‘no me da tiempo’, y vuelta otra vez a empezar.

Con nuestras agendas repletas de compromisos, citas, cosas por hacer, etc, las personas a veces cumplimos y a veces no. A veces somos capaces de hacer todo eso que nos habíamos propuesto para un día concreto o un fin de semana y otras veces nos quedamos a medias. Sin embargo, el tiempo siempre cumple con su parte del trato y su obligación, siempre está ahí para nosotros: nos trae amaneceres perezosos y anocheceres estrellados, espacios de silencio en las noches calladas y tranquilas cuando él sigue transcurriendo, sucediendo, y las personas dormimos, ajenas a su discurrir.

El tiempo marca su tempo con atardeceres tan espectaculares como el de la foto, a los que solo prestamos atención cuando nos vamos de vacaciones y sobre todo si nos vamos a sitios exóticos que están a miles de quilómetros. ‘Si te vas al Caribe, no te pierdas ni uno de sus atardeceres’, como si en el lugar en que vivimos no los hubiera (uno de los mejores atardeceres que he visto fue precisamente en mi ciudad, Londres). Y una vez más el tiempo se despliega ante nosotros ofreciéndonos un escenario lleno de color, pero otra vez más dejamos de asistir a la cita por falta de tiempo: no tenemos suficiente, así que no, gracias.

Quizás para ti la cita de Jodorowsky no tiene nada que ver con comienzos ni finales del día, pero por alguna razón, cuando vi la fotografía con el sol cayendo no lo dudé: para mi representa la vuelta a la tortilla que el escritor propone. Si te parece interesante esta reflexión pero la identificas con algo diferente, adelante, busca esa imagen mental con la que la asocias. Trata de visualizar lo que para ti representa, sobre todo si este tema te crea estrés y agobio por la sensación de ir siempre con prisas. Puede que la próxima vez que te quejes de la falta de tiempo puedas darle la vuelta a esa afirmación y con ello asistir a tu cita con el tiempo. Él siempre está ahí. La pregunta es: y tú, ¿también lo estarás?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s