Donde nace la inspiración

Conviértete en aquello que te inspira

La inspiración: aquello que hace del mundo un lugar más bello e interesante; que crea obras de arte, joyas de la literatura, inventos imposibles. Es también lo que nos conmueve y sobrecoge, nos sorprende o abandona, aquello que buscamos o viene al encuentro. En aras de liberar al genio/artista/creador que todos llevamos dentro, buscamos la inspiración en todos los rincones y en los demás. Indistintamente inspiramos y nos inspiran, somos la fuente y el receptor: la inspiración no sabe de normas ni reglas.

Al igual que el de ser felices, otro de los principales objetivos que tenemos a lo largo de la vida es el de dejar huella y que nuestro ejemplo sirva de inspiración para aquellos que vengan detrás. En este sentido, estoy segura de que todos tenemos una cualidad, un don o una habilidad que hemos desarrollado gracias a la figura de otra persona que nos sirvió como modelo de motivación y fuerza. Todos influimos en todos y es precisamente en esa enmarañada red donde surgen la inspiración y las ideas.

Pero lo que yo me pregunto es qué pasaría si nosotros mismos fuésemos aquella persona que más nos inspira. Qué pasaría si nuestra vida o algún detalle particular de la misma (comportamiento, actitud, valores, etc), se convirtiera en el mejor espejo en el que poder mirarnos para sonsacar esa inspiración. Qué pasaría cuando en vez de poner el foco de atención en los demás lo pusiese en mi.

Tú mismo/a puedes ser la persona que más te inspire, ser el ejemplo que te ayude a dar ese empujón hacia delante en aquello que te cueste y en lo que no te atrevas a dar el paso. Cada uno de nosotros tenemos los recursos necesarios para crear, aprender, superarnos, cambiar y ser una mejor versión. Puede que te cueste entender esta idea pero todo, absolutamente todo, está dentro de nosotros (inspiración y creatividad incluidas). Precisamente la PNL (Programación Neurolingüística) se basa en los recursos internos de la persona para ayudarla a conseguir lo que ésta desea (superar una fobia, cambiar reacciones mecánicas o comportamientos indeseados…).

Dejar huella en los otros y que alguien en un momento dado te diga que tú le serviste de ejemplo y de ‘empujón’ para conseguir o superar algo es muy gratificante. Pero el que nosotros mismos seamos ese océano en el que bucear para conseguir inspiración, fuerza y el ‘venga, ánimo’ que estábamos buscando, es algo único. Aprender a llevar esto a la práctica es una tarea lenta y complicada que requiere perseverancia y convicción en uno mismo. Pero el premio de esa búsqueda no es otro que el encuentro y conexión con nosotros, y la energía y fortaleza para ser la persona que más nos inspira en el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s