Brilla con luz propia

No trates de convencer. Brilla. Alejandro Jodorowsky

Todos somos únicos e irrepetibles, diferentes y auténticos. No hay copias que valgan ni imitaciones que puedan dar el pego por mucho tiempo. Hasta aquí todo bien. Las dificultades suelen empezar cuando, para poder encajar en los sistemas social, cultural y familiar, entre otros, vamos alejándonos de nuestra propia esencia y mezclamos lo que de verdad somos con aquello socialmente aceptado y lo políticamente correcto para poder sobrevivir en sociedad.

Convivir con los demás, aprender a aceptar otros puntos de vista y tener buenas relaciones sociales y familiares es toda una mina de conocimiento: aprendemos valores tan importantes como el respeto y la tolerancia, mejoramos nuestra comunicación y aprendemos que no somos islas, sino seres sociales donde una persona necesita a otra y viceversa. Pero como decía anteriormente, el problema viene cuando dentro de todo ese conglomerado nos dejamos arrastrar por las ideas, principios y valores de otros, sin ni siquiera preguntarnos si  eso es de verdad lo que queremos o pensamos y en última instancia, lo que genuinamente somos.

Seguramente te ha pasado que alguien te estaba contando algo y has detectado por su discurso que en realidad lo que esa persona quería al hablar es repetir una idea para convencerse de algo, buscando además una aprobación. Pongo el ejemplo de la otra persona porque suele ser más fácil detectar este querer auto-convencerse en los demás que en uno mismo, pero lo cierto es que todos lo hacemos. Cuando no estamos seguros de algo o no nos atrevemos a mostrarnos como realmente somos tratamos de autoconvencernos y convencer a los demás. Pero como plantea la reflexión  de Alejandro Jodorowsky, no se trata de convencer a nadie, sino de brillar con luz propia; no se trata de encajar sino de ser fieles a nosotros mismos.

Hay una cita que reza algo así como que no es la oscuridad lo que nos asusta sino nuestra propia luz. Y precisamente por eso muchas veces preferimos camuflarnos entre la multitud y seguir la corriente, en vez de mostrar lo que llevamos dentro y lo que somos. Pero lo cierto es que el verdadero aprendizaje de uno mismo pasa por el autoconocimiento sin trampa ni cartón, aquel en el que todo sale a la luz como si de una radiografía se tratase.

Conocer lo que nos motiva, lo que nos mueve, lo que nos empequeñece, y no tener miedo a aquello que vaya saliendo constituye el principio de nuestra propia luz. Brillar, ser genuino en la vida y actuar de forma coherente con nuestros principios y valores es la aportación más valiosa que podemos hacer a la sociedad. No trates de convencer; empieza a brillar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s