Mira hacia adentro

Quien mira hacia afuera, sueña. Quien mira hacia adentro, despierta. Carl Jung

La cita que presento con esta entrada bien podría resumir el propósito de este blog. Cuando empecé ‘En una cita’ quería crear un espacio donde las prisas, los ruidos y demás distracciones se quedasen fuera para así disponer de un espacio en silencio, donde cada uno se pudiera poner en contacto con lo mejor de sí mismo. La importancia de ese contacto radica en su valor a la hora de conocernos mejor, de mirar hacia dentro. Supone todo un ejercicio de introspección sin juicios ni etiquetas, en el que observamos, aceptamos y cambiamos con el fin último de despertar hacia nuestro verdadero yo.

La cita de Carl Jung ciertamente da en el clavo. Plantea la diferencia entre el ‘afuera’ y el ‘adentro’, y lo que implica desarrollar una opción u otra. Yo equiparo el ‘afuera’ con todas esas distracciones, la falta de tiempo, las reglas y normas que nos dicen que tenemos que seguir sin ni siquiera plantearnos si a nosotros nos van bien o no, y en general todo aquello que nos desvía del camino más importante: el autoconocimiento. Es curioso que en el mundo de posibilidades y libertades en que vivimos hoy en día haya tantas personas perdidas, sin saber qué quieren lograr y cuál es su propósito. Caer en esta espiral puede ser fácil si, como digo, solo se mira para fuera. Sin duda es lo cómodo y lo más seguro: si miro hacia fuera, si la pelota siempre está en el tejado del otro no me tengo que preocupar ni dar explicaciones. Pero lo cierto es que el único camino por el que podemos optar para lograr ser felices y vivir la vida al máximo es el autoconocimiento.

Llegar a conocerse no es algo tan sencillo como decir: ‘estoy en A y quiero ir a B. Punto’. En primer lugar es un ejercicio personal que sólo empezará si la persona quiere conocerse y está dispuesta a aceptar lo que se va a encontrar. En el momento que este ejercicio sea impuesto o neguemos algunos aspectos de lo que de verdad somos, abandonaremos la toalla muy fácilmente. En segundo lugar, requiere olvidarse de las etiquetas y de las casillas en las que nos han ido metiendo a lo largo de los años. No se trata de empezar a analizarse partiendo de la premisa de que ‘yo no valgo para esto’ o ‘los demás dicen que soy esto o lo otro’. En el camino del autoconocimiento no hay que dar nada por sentado, ni al principio ni al final. Nunca. Se trata de observar y de intentar entender aquello que somos y por qué somos como somos. Y en tercer lugar, hay que entender que es un proceso que dura toda la vida. Como decía al inicio de este párrafo, no consiste en ir de A a B sin importar lo demás, sino todo lo contrario: es en el proceso donde está la verdadera riqueza y el verdadero valor personal. Es en ese camino donde está el aprendizaje, ya que poco a poco vamos entendiendo mejor y vamos aplicándolo a nuestro presente, incorporándolo a nuestra vida.

Tomar conciencia de quién somos y despertar ante esa realidad y ante la vida es uno de los mejores regalos que nos podemos hacer a nosotros mismos. Jorge Bucay decía algo así como que ‘la vida no admite representantes’, y por tanto depende de nosotros ser auténticos y genuinos, fieles a nosotros mismos y a nuestros principios y valores. Es una decisión personal e intransferible. Solo tú puedes decidir hacia dónde quieres mirar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s