El universo que eres

Si no puedes comprender lo interno, menos podrás comprender lo externo, porque el universo empieza en ti. Elle Ferreira

Cuando comparto una conversación con alguien sobre desarrollo personal, a menudo me planteo: ‘Pero esto de lo que estamos hablando… es tan obvio…’. En teoría, es evidente pensar que el conocimiento de uno mismo es básico para disfrutar de una buena salud emocional. Al igual que nos hacemos chequeos médicos para saber que nuestra salud física es sana,  no tendría que sonar rara la idea de comprobar cómo estamos emocionalmente. Pero lo cierto es que estos ‘chequeos emocionales’ no son tan comunes y parece que solo se hiciesen cuando estamos en el límite o tocamos fondo.

La práctica es muy distinta de la teoría y nos dice, por ejemplo,  que cada vez que nos enfrentamos a un problema o situación difícil lo primero que solemos hacer es buscar culpables externos a nuestra desdicha: el jefe o los compañeros de trabajo, una discusión con alguien porque no nos da la razón, etc. Pensamos que ese factor externo es el culpable de cómo nos sentimos y por tanto creemos que cambiando las circunstancias nos irá mejor. Pero a menudo lo que nos cuesta aceptar es que lo que provoca nuestro estado de ánimo no es la situación externa en sí, sino la actitud con que nosotros la enfrentamos.

Todo lo externo empieza en lo interno. Las situaciones no se crean por sí solas sino que son el resultado de procesos internos (míos y de los demás). Es curioso ver como los seres humanos nos empeñamos en solucionar situaciones o conflictos externos sin ni siquiera plantearnos el que surge en nuestro interior (y el verdadero causante de cómo nos sentimos).

Para intentar comprender lo externo primero debemos comprender lo interno, y no al revés. Todo lo que compone nuestra vida, desde el detalle más ínfimo hasta nuestro sistema de creencias y valores, empieza en nosotros. Cada ser humano es la semilla desde la que nace su universo y todo lo que en él acontece. Intentar forzar este orden y poner el foco en los otros es echar balones fuera, haciendo a su vez que nos sintamos peor.

Empieza a pensar no solo que tú eres parte del universo sino que éste empieza en ti. Comienza a hacerte chequeos emocionales, pregúntate ‘cómo te sientes’ y si te está haciendo bien la forma en que estás manejando una situación difícil. Pregúntate además qué es lo que te afecta tanto e intenta llegar al por qué. Solo empezando por lo interno podrás crear unas circunstancias externas más sanas y favorables a tu desarrollo personal. Como dice la cita de Elle Ferreira, el universo empieza en ti.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s