Archivo de la etiqueta: imaginación

Yo soy tú

Hace tiempo que no ponía un vídeo en el blog. Paradójicamente, éste que presento ahora llevaba ya mucho en mi cabeza, así que no lo que querido demorar más. No se me ocurre nada mejor que decir que es un vídeo hermoso con un mensaje lleno de luz, una música que engancha y unas imágenes que recuerdan al verano y a momentos felices.

Si pudiera subrayar algo de este vídeo, sería el concepto de unidad del que habla: yo soy tú y tú eres yo. Cuántas veces pienso en lo mejor que iría el mundo si entendiéramos y respetásemos este principio, el hecho de pensar que si daño al otro me daño a mi y que lo que doy, me lo estoy dando también a mi mismo.

Es un vídeo con mucha ‘chicha’, como se dice coloquialmente, y que merece la pena ver un par de veces. Espero que lo disfrutes.

La crisis según Einstein

Es en la crisis donde nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado. Albert Einstein

No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos.

La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche. Es en la crisis donde nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.

En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora: la tragedia de no querer luchar por superarla.

Albert Einstein

Todos a una

Con esta entrada os presento un vídeo que para mi destaca sobre todo por dos cosas: primero, por ese mensaje de que la unión hace la fuerza y del valor e importancia de conseguir grandes cosas cuando se actúa al unísono, en pos de un mismo fin; y segundo, por resaltar la inocencia de la infancia gracias a la que creemos que todo es posible y aquella que hace del mundo un lugar más bello y conmovedor.

Einstein

La imaginación lo es todo. Es la clave de las cosas que vas a atraer.

Hoy, 14 de marzo, se cumple el aniversario del nacimiento de uno de los científicos más importantes que la historia ha tenido el placer de acunar: Albert Einstein.

Icono de la ciencia, autor de la Teoría de la relatividad y mente privilegiada por excelencia, Einstein fue creador de grandes ideas y reflexiones las cuales más que resolver dudas, planteaban nuevas incógnitas acerca de la vida y del ser humano en su relación con todo lo que le rodea y todo lo que es.

Einstein es una de esas personas a las que si tuviera una máquina del tiempo, me hubiera gustado conocer. Y no precisamente porque sea una super entendida de la ciencia sino porque lo que realmente admiro de sus reflexiones es que siguen siendo actuales. Es como si sus palabras no envejecieran.

Para Einstein la imaginación lo era todo, lo cual quiere decir que todo lo que creo en mi mundo nace primero dentro de mi, todo lo que pasa fuera nace primero dentro de cada uno de nosotros. Es gracias a la imaginación que visualizamos todo aquello a lo que queremos dar forma. Algo que de pequeños nos sale por los poros y que a medida que vamos creciendo va siendo relegada a lo último: primero a lo seguro y ya imaginaremos después.

Muchas veces me pregunto si las raíces de la actual crisis (de valores, que no económica per se) se encuentran en un modelo de sociedad donde lo que cuenta es el repetir lo establecido, el copiar-pegar, sin pararnos a pensar si quiera por qué hacemos lo que hacemos, si nos gusta o si nos aporta algo. Una sociedad donde la imaginación es cosa de niños.

Pero lo cierto es que existimos porque imaginamos. De lo contrario el progreso sería cosa de ciencia ficción y el ser humano ya se habría extinguido hace tiempo. Todo lo que creamos con la mente es aquello con lo que después contribuimos al mundo. Y por eso la pregunta del millón a título propio quizás sea: con qué y cómo contribuyo yo.